LA ASOCIATIVIDAD PERMITE A COOPERATIVA PAMPA CONCORDIA CONSOLIDAR LA AGRICULTURA EN PLENO DESIERTO

La cooperativa agrícola que está al norte de la ciudad de Arica, en pleno desierto y a solo siete kilómetros de la Frontera con Perú, fue la primera parada del director nacional de INDAP, Carlos Recondo, quien comenzó una visita por la región que se extenderá por dos días. En la ocasión se inauguró una sala de procesos que tuvo un costo de $80 millones y fue financiada a través del Programa de Desarrollo de Inversiones (PDI) de INDAP que aportó 50 millones y los integrantes de la cooperativa, los restantes 30 millones.

Conocer en terreno el trabajo de la Cooperativa Pampa Concordia y participar de la inauguración de la Sala de Procesos, fue el eje central con que el director nacional de INDAP, Carlos Recondo, inició durante esta jornada su visita a la región de Arica y Parinacota. En la ocasión, recorrió Pampa Concordia, dialogó con los integrantes de la cooperativa y conoció diversos aspectos del quehacer asociativo que esta agrupación de pequeños agricultores, desarrolla en el extremo norte del país.

Pampa Concordia es un sector al norte de la ciudad de Arica, en pleno desierto y a sólo a siete kilómetros de la frontera con el Perú. En ese lugar se instaló un grupo de 27 pequeños agricultores y conformaron la Cooperativa Pampa Concordia en 2019; 15 de ellos son usuarios de INDAP, a través del Servicio de Asistencia Técnica (SAT). La Cooperativa se sitúa en terrenos fiscales que décadas atrás eran campos minados y que el ministerio de Bienes Nacionales, durante el primer gobierno del presidente Piñera, cedió en concesión para ser habilitados como predios agrícolas.

Producto del trabajo de los agricultores y el apoyo de INDAP, el lugar se transformó en un vergel donde se cultivan hortalizas como tomates, tomate cherry, pimentones, pepinos de ensaladas, berenjena, diversas hierbas. Maracuyá, papaya, guayaba y otros frutos subtropicales, también destacan entre su producción. Han avanzado desde una fase inicial de habilitación a la de producción y comercialización. Iniciaron sus actividades comerciales a principios de 2020 y hoy son el principal proveedor regional del Programa Compras Públicas que abastece al Programa de Alimentación Escolar (PAE) de la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb), entregando parte de su producción a la empresa concesionaria Salud y Vida S.A (Savisa). Proyectan futuras exportaciones.

El director nacional de INDAP, Carlos Recondo enfatizó que Pampa Concordia es un proyecto que “permite constatar que la agricultura y la producción de alimentos también son posibles en estas latitudes, en medio del desierto más árido del mundo; tienen agua y han podido transformar el desierto en un verdadero vergel”. Agregó que este proyecto muestra con claridad el funcionamiento de los programas de riego, de inversiones y asistencia técnica, de asociatividad, de acceso y vinculación con el mercado, lineamientos centrales de esta administración.

En opinión de Carlos Recondo, el logro de estos objetivos requiere optimizar el uso del agua a través de la tecnificación del riego y también avanzar en la asociatividad para potenciar su producción. “Ellos avanzaron a una cooperativa, la Cooperativa Agrícola Pampa Concordia, que es usuaria de INDAP y como tal, acceden a los instrumentos con que INDAP apoya el fomento productivo, no solo con créditos sino también con programas asociativos de asesoría a empresas. Apoyos permanentes para enfrentar la necesidad de la asociatividad, del encadenamiento y estar en el mercado”, explicó. Profundizó su mirada al destacar que “aquí tenemos un gran ejemplo: en medio del desierto, en esta parcela de media hectárea, con una reciente plantación de papayos que en seis meses más va a tener una producción de 40 o 50 toneladas. Estamos muy contentos de apoyar a la Agricultura Familiar Campesina aquí en Arica”, concluyó.

Para Juan Carlos Cárdenas, ingeniero agrónomo y presidente de la Cooperativa Agrícola Pampa Concordia, la asociatividad ha sido fundamental en el éxito de esta cooperativa. “La gente todavía no entiende que hay que asociarse para avanzar, para pensar en exportar, para hacer un packing, para hacer una sala de procesos. En forma individual no vamos a poder hacer nada, en forma grupal sí, porque se logran fondos, te pueden ayudar más fácilmente, ven que hay un trabajo con proyecciones, con crecimiento. Si alguien te quiere hacer un negocio, no va a hacer un negocio con 1 o 2 hectáreas, quiere hacerlo con 30, 50, 100, y eso lo ven en comunidad y en sociedad”, señaló.  

Más tarde, Carlos Recondo llegó hasta el Valle de LLuta y visitó el predio de Ángel y Jhony Álvarez, usuarios productores de cebollas quienes gracias a su trabajo y esfuerzo se han adjudicado varios concursos con INDAP y proyectos de riego, los cuales les han permitido mejorar su producción. También son parte del programa compras públicas, les venden a concesionarias de la JUNAEB y esperan poder seguir creciendo. Cuentan con riego tecnificado, acumuladores de agua y paneles fotovoltaicos.

El recorrido concluyó en la ciudad de Arica para visitar el Mercado Campesino de INDAP que funciona en Mall Plaza de esta capital regional, en el marco de un convenio de cooperación entre ambas instituciones. Desde agosto de 2019, este Mercado Campesino entrega un espacio de comercialización a usuarios y usuarias INDAP, quienes disponen de seis módulos para exhibir y ofrecer su producción, dos días a la semana: miércoles y viernes. Durante 2020, en el contexto de pandemia y de las restricciones sugeridas por la autoridad sanitaria, han rotado 11 usuarios quienes han ofrecido a los consumidores frutas y verduras, alimentos procesados, quesos, vinos y licores, plantas y suculentas, flores de corte y artesanías en fibra de alpaca. La comercialización de sus productos alcanzó ventas superiores a los $15 millones de pesos.

Durante la jornada también se realizó la entrega de una Concesión Gratuita de nueve hectáreas al Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) por parte del ministerio de Bienes Nacionales. Allí se construirá un centro de investigación y transferencia tecnológica para potenciar la agricultura en la región de Arica y Parinacota. También se otorgó una concesión la Dirección Nacional de Aduanas para la construcción de dependencias institucionales en la zona fronteriza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: