EL TRABAJO DE LOS PSICÓLOGOS EN UN HOSPITAL: ANTES, DURANTE Y DESPUÉS DE LA PANDEMIA

Los nuevos escenarios y desafíos que planteó la pandemia por Covid 19 en el Hospital Regional, no sólo estuvieron limitados al personal clínico como médicos, enfermeras o técnicos en enfermería. Uno de los actores que cobraron relevancia en esta emergencia también fueron los psicólogos.
Este 09 de diciembre es el día nacional de estos profesionales, ocasión que hace propicia una aproximación a su trabajo en un recinto como el Hospital Regional de Antofagasta, tanto en la coyuntura actual como en el quehacer pre pandemia.
La psicóloga Madelin Álvarez, jefa del Departamento de Desarrollo Organizacional HRA, explica que en el hospital trabajan en tres especialidades: la laboral, organizacional y la clínica o clínica comunitaria.
Explica que el psicólogo que se desempeña en el recinto, además de entregar una prestación de calidad, también debe vincularse con los equipos multidisciplinarios de salud dependiendo del rol que le corresponda realizar.
“En el caso de la psicología clínica o clínica comunitaria apoyamos a través de diagnósticos, intervenciones y procesos de acompañamiento, tanto al paciente como a la familia, vinculado al desarrollo de su terapia o tratamiento, muy de la mano con el equipo médico, enfermería o matronería”, detalla.
Además, agrega, el psicólogo de un hospital debe especializarse en otras temáticas como trato humanizado, deberes y derechos del paciente; y diagnósticos médicos. “Por especialidades médicas tenemos colegas que desempeñan funciones en todo el hospital”, agrega.
LA PANDEMIA
“La pandemia nos llevó a repensar lo importante que es la salud mental al interior de la institución, producto del desgaste sostenido del personal por el cuidado contante de personas en riesgo vital y el aumento sostenido de la carga de trabajo con una dotación sobrepasada”. Así resume Romina Adaos, psicóloga desarrollo organizacional del HRA, el desafío que debieron enfrentar desde marzo de este año.
“Nos pusimos a disposición de la institución. En un principio en el proceso de reclutamiento y selección, luego en un plan de apoyo psicosocial a funcionarios en contexto Covid con primeros auxilios psicológicos” recuerda.
Hubo una contratación importante de psicólogos para apoyar a los equipos de salud, tanto a los antiguos como a la gran cantidad de personal nuevo que debió contratarse. Al poco tiempo, el apoyo también se hizo extensivo a pacientes covid y familiares. Aquí fue muy importante el manejo en la entrega de malas noticias y situaciones tan fuertes como comunicar eminentes desenlaces fatales de pacientes.
Volviendo al apoyo a funcionarios, Madeline Álvarez explica que el objetivo fue proporcionar una instancia de descarga emocional que no fuera dentro del equipo médico, de enfermería o matronería. “Debía ser con una persona externa, dentro de un contexto de confidencialidad, esto generó muchas cosas positivas” resalta.

PSICOLOGIA ORGANIZACIONAL
Si bien es un factor de trabajo constante, el clima laboral también fue un factor considerado como crítico al momento de enfrentar la pandemia. Romina Adaos explica que el clima laboral se entiende como un grupo de percepciones sobre distintas dimensiones, como toma de decisiones, liderazgo y recompensa.
Si bien tiene una arista clínica (climas laborales inadecuados afectan al ser humanos con estrés o sensación de malestar, por ejemplo), en la psicología organizacional la preocupación es el grupo y cómo está funcionando. “En esa dimensión nosotros estamos más vinculados con lo que es la psicología de las organizaciones donde ponemos en prácticas las líneas teóricas de la psicología social, aplicación de la psicología grupal y algunos elementos de la psicología de la salud”, detalla.
“Apoyamos la movilidad, temas estructurales y como se organizan los procesos al interior de la institución”, resalta. Todos estos temas fueron claves para afrontar los cambios que exigió la atención en pandemia.

UNIDAD DE PSIQUIATRÍA INFANTIL
Otra faceta del trabajo de los psicólogos en el HRA está presente en la unidad de psiquiatría infantil. Carolina Ibáñez, psicóloga de la unidad de corta estadía infantojuvenil, explica que hasta allí llegan casos con un nivel de gravedad importante, mucho adolescente con depresiones importantes, muchos intentos de suicidio y con problemas de salud mental grave.
“Llegan a urgencia y nuestra psiquiatra los evalúa y ella determina si hay hospitalización. Aquí le hacemos la entrevista junto a la dupla psicosocial y se evalúan diferentes aspectos. Hacemos mucho trabajo familiar, porque entendemos que uno de los factores importantes de jóvenes afectados es porque las familias están siendo interferidas por algo, hay alguna carencia o tipo de de problemática que los está afectando”, resume.
“Recibimos hartos casos de Sename donde están judicializados, donde hay medidas de protección o donde no hay medidas de protección y debemos nosotros solicitarlas”, agrega.
Nuestro trabajo es estabilizar a la persona anímica y conductualmente, poder dar algunas directrices a las familias respecto al alta de los chicos, porque la estadía es corta, dos o tres semanas.
Explica que la intervención es precisa y concisa, para luego derivar a las distintas redes de apoyo estatal. Lo importante es darle continuidad de cuidado al paciente en forma ambulatoria a través de nuestros Centros de Salud Mental (COSAM). Habitualmente, allí es donde sigue la atención al paciente con un proceso terapéutico, puntualiza.
Si bien a esta unidad llegan los casos más graves, Ibáñez confiesa que su trabajo no está ajeno a la esperanza. “Siento que una puede hacer más trabajando con niños y adolescentes. Cuando una trabaja con adultos o están muy dañados o tan estructurados, que es muy difícil a veces hacer cambios”.
“Si bien con los niños es mucha la responsabilidad, también tienes más esperanza de generar cosas distintas y poder movilizar cosas”, concluye.
Una breve pincelada al trabajo de los psicólogos en el Hospital Regional de Antofagasta da cuenta de un amplio abanico de objetivos y funciones a nivel organizacional, de la salud de usuarios y del personal interno. En todos ellos el factor común, explica Madelin Alvarez, es el “acompañamiento”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *