HOSPITA REGIONAL DE ANTOFAGASTA AGRADECIÓ LABOR DE FUNCIONARIOS SAMU EN BENEFICIO DE LOS USUARIOS DE LA RED ASISTENCIAL

Este martes 8 de septiembre se conmemora el Día del Funcionario SAMU, profesionales que son considerados de vital trascendencia en la atención médica de urgencias. Por este motivo, el director del Hospital Regional de Antofagasta, Enrique Bastías Nieto, expresó en nombre de todos los colaboradores de la institución, palabras de agradecimiento a todos los integrantes del Servicio de Atención Médica de Urgencia en la Región. “Ustedes han sido y seguirán siendo un apoyo trascendental a la red de salud, realizando una loable labor estabilizando y rescatando pacientes, atendiendo la contingencia prehospitalaria y desarrollando profesionalmente el traslado secundario de pacientes críticos. Estas funciones que ejecutan con arduo trabajo y dedicación, los han llevado a ganarse el cariño y respeto de la comunidad”.
De igual forma, la doctora Charline Kass, jefa (S) de la Unidad de Urgencias del principal centro de salud de la macrozona norte del país, indicó que “la familia de funcionarios SAMU brinda apoyo a la Unidad de Urgencias del Hospital Regional, son profesionales que recogen el paciente en la calle, en sus domicilios, están bien preparados en establecer al paciente en primera línea. Queremos agradecer su profunda labor, compromiso y entrega. Gracias”.
Entre tanto, algunos de los funcionarios SAMU que día a día cumplen funciones en el Hospital Regional de Antofagasta, relataron las experiencias que les ha tocado vivir durante el cumplimiento de sus labores. Uno de ellos, Juan Cepeda, enfermero universitario con más de 3 años en SAMU, señaló que “el área prehospitalaria es altamente demandante. Siempre se realizan procedimientos con mucho estrés y presión social, pero es un verdadero desafío personal y profesional”.
Patricio González, técnico paramédico, contó que “trabajar en el SAMU ha sido una experiencia adrenalínica. Antes de la pandemia y después de la pandemia, ha sido un cambio fuerte en nuestro trabajo, pero esto nos ha enseñado a trabajar de mejor manera y seguir aprendiendo”. Según González, el tener que separarse de su pequeño hijo de 2 años, debido a las largas jornadas de trabajo durante la actual contingencia, ha sido una de las consecuencias más difíciles de enfrentar, sin embargo, asegura que este miedo, que comparten todos los trabajadores de la salud, se disipa al saber que el distanciamiento ayuda a proteger a sus familiares de cualquier riesgo de contagio por covid-19.
Finalmente, Víctor Monsalvez, confiesa que uno de los deseos que tenía de niño era conducir ambulancias, sin imaginar que en la actualidad tendría la oportunidad de trabajar en una de las unidades de atención del SAMU. “Yo no estudié para esto, yo estudié otra cosa, pero como conductor de ambulancia he tenido que aprender a tener pecho frío. Tengo la función de recopilar información o antecedentes a los testigos mientras los paramédicos y enfermeros atienden al paciente. Siempre tengo que relacionarme e interactuar con las personas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *